Mesas preparadas en la sala del restaurante Nassau

Buenos restaurantes a elegir

En cuanto a restaurantes destacados en otras especialidades, la selección no se queda atrás...

SAN LORENZO se lleva la palma en lo tocante a carnes pues ahí tenemos entre otros al Camí de Balàfia, que sirve carnes de primera acompañadas de unas patatas fritas cortadas en rodajas que son todo un poema.

Al otro lado de la carretera, en Can Muson de sa Vila, el carismático ‘Juanito’ ya no está entre nosotros pero las brasas siguen estando atizadas por profesionales expertos así que su obra perdura a través del nuevo equipo… de postre, unos helados artesanos de la casa que solo podemos comparar a los que hemos tomado en las mejores ‘gelaterias’ de Italia.

Es Caliu también tiene buenas viandas, está en la carretera de Sant Joan y su carne “a la piedra” es del todo recomendable. En el Cana Pepeta, los de Can Sord, sus propietarios, recuperan con acierto platos ibicencos ancestrales al tiempo que revalorizan otros bien sencillos.

El nuevo Ses Escoles ofrece una carta contenida pero bien elegida, está llevado con toda profesionalidad por el equipo de la familia Guash y su amplio patio interior cubierto es un lugar con gran encanto… además venden productos ibicencos con especial atención al aceite de oliva, entre ellos el producido por la propia familia.

Y en el cercano Es Pins, por precios ajustados podrán degustar platos típicos (como ‘es cuinat’ en Semana Santa) y el más auténtico pan de Ibiza, con anís y hecho en horno de leña es un pan cuasi bíblico, mejor que un pastel. Si le tira lo asiático, el Nagai de Melchor es el japonés de mayor solera y prestigio en la isla.

Bandeja con pimientos verdes del campo de ibiza, recién cogidos de la planta
Restaurante y oleoteca Ses Escoles de San Lorenzo | Visita Ibiza

En SAN CARLOS está el Cas Pagés; comer bajo su porche cubierto de parras en verano es una delicia, no aceptan reserva previa ni tarjeta de crédito pero a las hermanas Jacinta y Carmen no les viene de aquí, su restaurante sigue en 1ª línea para los apasionados de la carne a la brasa.

En SAN MATEO hay también un restaurante que merece nuestro reconocimiento: Can Cires, dónde Victoria y el gran chef francés Francis os contagiarán de su pasión por la buena mesa; Combina restaurante y bar, nos encanta ese “mix” en el que no faltan los payeses del pueblo charlando mientras disfrutan de una copa en la barra. Imprescindibles sus pizzas flambées y como plato único en Ibiza, el palomo a la plancha.

En SANT JORDI, hay una perla en bruto llamada Rasca Lobos; que la extravagancia del nombre no les lleve a equivoco pues ahí se crea una cocina de autor cuyos platos nada tienen que envidiar a los de otros locales de mayor abolengo: Jesús es un chef con la mejor escuela, que decidió hace diez años abrir este restaurante para poder crear libremente. Asistido a la perfección por su mujer Sole y por Suso, es de visita obligada si pretende buena mesa …a precios razonables.

En invierno posible tomar el cocido madrileño, pregunte también por los menús degustación ocasionales.

Detalle de la terraza jardín del restaurante Sa Carboneria en Santa Eulalia del Río

En SANTA EULALIA, nos gusta el Ca Na Ribes de la familia Noguera, en «la calle de los restaurantes». También Sa Carboneria y su agradable patio ajardinado, un lugar en el que el chef Pablo -de inmejorable currículo- y su equipo se han propuesto volver a disfrutar de su profesión.

El Can Xarc junto a la desembocadura del río destila dinamismo y profesionalidad, en invierno además ofrece los típicos ‘calçots’ catalanes, que es de agradecer.

Encarado al mar encontramos el remodelado Estel, un concepto moderno que pretende aunar cocina y copas pero que sin embargo tiene la losa de aquellos esplendorosos tiempos cuando fue el memorable Sa Punta de «el menú largo y estrecho»… sí, las comparaciones son odiosas.

En la playa de Es Niu blau está el Pura Vida llevado por alemanes y junto al torrente, bien protegido bajo los pinos, el restaurante ibicenco de la playa de toda la vida, con cocina local. Impresionante la parrilla del restaurante Donde Marian y Miguel, que fue concebida por un argentino ducho en estos temas.

El reciente Ses Escoles no deja de sorprendernos gratamente: carta cuidada, cocina vista, terraza estupenda bajo un original entremado de mimbre, degustación de aceites de oliva… En La Casita hemos tenido ocasión de probar una fondue de carne excepcional servida con un gran repertorio de salsas; está situado en la llamada urbanización Valverde, cerca de CALA LLONGA, es un lugar tranquilo llevado por el chef austriaco Johannes que ofrece platos de nivel.

En el Can Pep, a la entrada de la urbanización CALA LEÑA, bajo su admirado porche de sabinas la acogedora familia Marí siempre está dispuesta a ofrecerle lo mejor de la comida típica ibicenca; gusta a los ibicencos y esa es su mejor carta de visita!

Mesas preparadas en la sala del restaurante Nassau

Cerca de JESÚS, el simpático Marc y familia están haciendo una gran labor en su restaurante Marc’s, alta cocina con un toque alemán en un entorno agradable.

El Nassau Beach Club de PLAYA d’en BOSSA es más que un restaurante puesto que tomarse el café y la copa en las tumbonas frente al mar con buena música de fondo es el broche de oro a una gran comida; es obra de Christian, que cuenta con la garantía que suponen los chefs Philippe Ingreau y Damián en la cocina. Otro gran profesional -pero que nos dejó hace un tiempo- fue Denise: de los restaurantes que dirigía nos seduce especialmente el Clodenis junto a la iglesia de SAN RAFAEL, de cocina provenzal; gestionado ahora por David y Didier y tras recuperar a José Miguel su chef de siempre, el buen hacer de Denise perdura.

Plato nouvelle cuisine de muslitos con ensalada, del restaurante Punto Gastro de Santa Eulalia

En IBIZA CIUDAD un clásico es el Ca n’Alfredo del incombustible Joan Riera, con Cati -su mujer- al frente de los fogones, está en Vara de Rey. Y en DALT VILA tenemos El Olivo, de trayectoria y cocina bien conocidas, sus mesas en la plazoleta de la calle de la Santa Cruz son ideales en verano para disfrutar del ambiente nocturno.

Antes de llegar a SANTA GERTRUDIS desde Ibiza, a mano izquierda encontramos el Can Caus, que elabora buena parte de los productos autóctonos que sirve. En esa misma carretera se mantiene firme año tras año el veterano Can Pau, lugar de encuentro de gente ‘guapa’ dirigido por la catalana Alba Pau.

Y Camino de Portinatx, S’Illot, en la playa de la cala llamada S’ILLOT d’en RENCLÍ, aún no saturada y con un restaurante que se agradece.

Camino de SAN JOSÉ, Can Domingo de Can Botja, comida mediterránea con un chef francés de gran currículo. Cerca de San Agustín, en el mismo municipio, el Chimichurri atraerá a los amantes de la buena carne, no solo por la salsa típica argentina que da nombre al local, si no por que tiene la peculiaridad de que alguno de sus platos es servido en la propia mesa con brasas incluidas bajo la carne ¡Quedará al punto que el cliente le quiera dar seguro!. Del humilde Es Galliner, en el corazón del pueblo, destacar su cocina honesta y sabrosa.

Compartir es bello: