Una barca inflable fondeada en las aguas turquesas de la parte trasera de la isla de Tagomago

Levante, calas y rocas

Entre Ibiza y Santa Eulalia hay un sitio poco frecuentado –Cala Olivera– con una pequeña playa y también una zona de rocas planas adecuada tomar el sol; se accede pasado el Golf de Ibiza y entrando en la Urbanización Roca Llisa, cuyo control debe de facilitar el acceso. Junto a Cala Llonga, se accede en coche hasta Sol d’en Serra, una gran bahía apenas edificada pero con playa de piedras.

Entre Santa Eulalia y Es Canar la pequeña playa de Es Niu Blau tiene la peculiaridad de que hay sombras naturales de pinos, muy adecuada pues para los que no deseen emular a los lagartos.

Cala Mastella es una cala encantadora, se puede llegar fácilmente en coche y a pesar de ello suele haber poca gente. El Pou d’es Lleó también tienen rincones simpáticos, tanto la cala en sí como las rocas o las casetas de pescadores que hay en las cercanías, a ambos lados de la playa.

Una barca inflable fondeada en las aguas turquesas de la parte trasera de la isla de Tagomago

Al norte de la playa de Es Figueral está el faro abandonado de Punta Grossa con varias calas en los alrededores, pero de acceso náutico exclusivamente. Desde la urbanización “Allá Dins”, también al norte de Es Figueral, parte un camino de varios kilómetros por el que se puede llegar a la zona de Ses Formigues.

En la carretera entre Es Figueral y Sant Vicençc de Sa Cala hay una zona habilitada como aparcamiento de coches, desde donde sale un camino que nos lleva hasta la cueva de Es Culleram (que incluimos excepcionalmente pese a no estar a nivel de mar), lugar ancestral de culto a la diosa Fenicia Tanit.

Desde el pueblo de Sant Vicenç de Sa Cala parte una carretera hacia el Port de ses Caletes, una pequeña cala adecuada para disfrutar de los fondos marinos con las gafas de bucear. Y desde Portinatx, una carretera hacia el Este nos conduce a la Cala d’en Serra, normalmente con el mar bastante plano por estar bien protegida, con la única nota discordante de los cimientos de una gran estructura a medio construir en el parking.

El sol se pone tras el monte desde la playa de Las Salinas
Compartir es bello: